El ratoncito del espacio

Título original: El ratoncito del espacio
Autores: Rocío de Torres Artillo y Alberto Toledo Ros
Páginas: 25
Año: 2013

La Cosa que lee, en un viaje que hizo a un lugar muy exótico, leyó un cuento mientras montaba en la chepa de un camello que, a su vez, montaba sobre un gran elefante que, a su vez, montaba sobre una ballena de color naranja. Después de eso, leer un cuento en una pantalla de ordenador en lugar de hacerlo sobre papel, no le representa reto alguno y lo disfruta igual. “El ratoncito del espacio” es un cuento que puede leerse de ambas maneras: sobre papel o en pantalla. Y además viene personalizado con el nombre que elijamos al comprarlo. Veamos que nos cuenta La Cosa sobre él.

¿De qué va?

El lector se encarna en un ratoncito que es invitado por otro ratoncito disfrazado de extraterrestre, a hacer un viaje interestelar, con el objeto de crear juguetes para los habitantes de toda la galaxia.

¿Qué se aprende?

Normalmente La Cosa intenta leer concienzudamente los cuentos para extraer sus moralejas y enseñanzas. Para este cuento no es necesario porque está claro desde el principio: Se aprende a crear juguetes con objetos de uso diario.

Lo que más nos ha gustado:

  • En el cuento, los protagonistas van llegando a distintos planetas, y en cada planeta proponen una manualidad muy asequible y que, por lo general, está lista en tres pasos.
  • Lo más importante: Es un cuento que tiene como meta fomentar la imaginación, y nos da ‘recetas’ sencillas y efectivas para hacerlo: No hay excusa para no llevar a cabo alguna de sus manualidades.
  • Tiene una mezcla muy interesante entre cuento y libro de manualidades. La Cosa dice que, si lo tuviera que comparar con un género cinematográfico, diría que es un documental de ficción. (Sí, La Cosa dice este tipo de cosas todo el rato, pero nosotros solo apuntamos las que tienen que ver con cuentos).
  • Cada par de páginas, presenta un situación distinta. Esto le otorga ritmo y fomenta la posibilidad de que se desee leerlo más de una vez.
  • Puede elegirse el libro en formato digital y/o en papel. Si eliges el formato digital, además de ser más ecológico, vienen un montón de cosas chulas que puedes imprimir y disfrutar: Recortables, pegatinas, dibujos para colorear… Es como si se tratara de los extras de un DVD.
  • Hemos probado a transferir el cuento a una tablet y puede leerse como si fuese un e-book sin problema usando una app que lea PDF’s.

Los peros

  • El hilo argumental que enlaza las distintas situaciones es un poco frágil y quizá se centra demasiado en presentar las manualidades, relegando a un segundo plano a los protagonistas y la estructuración en actos. Pero claro… Esto es un cuento de manualidades, no una novela.
  • Algunos textos tienen nombres y palabras inventadas que cuestan un poco de leer y pueden pillar por sorpresa en una primera lectura.
  • Los dibujos, al no tener ningún tipo de textura y ser completamente digitales, pierden un poco de calidez. A cambio, pueden ampliarse un montón sin que se vean píxeles.

¿A quién se lo regalarías?

Este libro ha nacido para ser regalado. Y es un buen regalo. ¿Para quién? Fácil: Para cualquiera que sea capaz de imaginarse un juguete.

¿Sabías que…